Heme aquí mi Señor

Heme aquí mi Señor, después de tanto tiempo de carrera.
Estoy aquí para decirte, lo que siento y que no es fácil
expresarlo con palabras.

Lo que has hecho Tu en mi vida, hoy te quiero agradecer.
Solo quiero decírtelo otra vez.

Que te amo, que te anhelo
Y que a nadie entregaré mi corazón porque,
Yo te amo, yo te amo y solo vivo para amarte.

Y hoy aquí te diré
Solo mírame a los ojos
Lo que no hayas escuchado
Lo encontrarás en mi plasmado
Porque vivo para amarte.

“El te envíe ayuda desde su Santuario y te sostenga desde Sion.
Tenga él memoria de tus ofrendas y acepte tu holocausto…”
Salmo 20:2 y 3.

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments


Comments are closed.