Es difícil mantener limpia tu vida?

“Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar” Isaías 55:7. “El mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo” 1 de Tesalonicenses 5:23.

Mantener limpia nuestra vida, no es un asunto fácil y mucho menos en nuestras fuerzas. Cuantas veces hemos dicho “hoy dejo este mal hábito” y no han pasado dos minutos, cuando nuevamente estamos lamentando una derrota. Desear mantener limpia nuestra mente de malos pensamientos, no es asunto de querer ni de autodisciplina, ni tampoco es asunto de sacrificios o autocastigos.

Si queremos mantener limpia nuestra vida, lo primero que debemos reconocer es que nosotros no podemos solos. Nuestras fuerzas no son lo suficientemente fuertes para mantenernos firmes ante las tentaciones, los “defectos de fábrica” o los malos hábitos que hemos adquirido con el tiempo.

Entonces ¿cómo hago para limpiar mi vida?, la Palabra de Dios dice que solo es posible a través de Jesús y de su Sangre. Solo Él con su poder puede limpiarnos y reparar los “defectos de fábrica” como el rechazo que sufrimos al nacer o durante nuestra vida.

No perdamos el tiempo probando remedios caseros que el mundo vende, porque no limpian nada, sino que nos ensucian más. No luchemos más con nuestras fuerzas humanas, porque nunca lo lograremos. No dejemos que el tiempo pase creyendo que el tiempo lo cura todo, sino busquemos al que soluciona el problema desde su raíz..

Por cierto, “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios” Mateo 5:8. En otras palabras, con mi corazón sucio, nunca veré a Dios.

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments


Comments are closed.