Posts Tagged ‘Fe’

Creer cuando sentimos que no hay esperanza

Es fácil creer y confiar en Dios cuando estamos bien, o cuando vemos cosas, cuando nuestra fe va respaldada por los hechos que estamos viendo; o sabemos que estamos sanos y aun nos queda vida, pero… ¿Qué pasa cuando nos encontramos en una situación en donde el panorama está totalmente en contra de nosotros?, ¿Cuándo estamos en medio de la enfermedad y el pronóstico es sombrío?; ¿Tenemos allí la misma capacidad de creer en lo que Dios puede hacer?, ¿Somos capaces de confiar con totalidad en que Dios obrara?, ó ¿Se nos es muy difícil creer que Dios obrara o que
Leer mas…


Pedir Mal

Santiago 4:3-5 – Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites. (4) ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. (5) ¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente? La palabra enseña que se puede orar incorrectamente. “Pedís mal”. Oras mal cuando lo que le pides a Dios está basado en asuntos materiales. El apóstol Santiago le llama adulterio. Nuestra traducción de la Biblia dice “Oh almas
Leer mas…


Oración por sanidad, salud, liberación de enfermedad

Ahora, ahí sentado, sentada enfrente de tu computadora, después de leer esto: cierra tus ojos, inclina tu rostro y únete en oración con todos aquellos que también están leyendo… “Yo pido a Dios que te bendiga, y tú pide a Dios que bendiga a aquel ser humano que no conoces, pero que está atravesando por una situación similar a la tuya, o aún más grave. Y unidos en el espíritu a Jesús, levantemos nuestra voz a Dios: Padre eterno, dador de amor y bondad, de paz y fortaleza. Santo Dios fiel y verdadero, mira a mi hermano y a mi
Leer mas…


¿Quién soy yo?

No es una pregunta para que la respondan filósofos o que busquemos que dijo Platón al respecto, sino que cada uno de nosotros debemos saber muy bien, quien soy yo, en realidad. Nosotros somos, lo que pensamos que somos. Si pienso que soy un perdedor, pues entonces seré un perdedor. Si pienso que soy una persona muy capaz, pues seré capaz de afrontar cualquier reto. Si pienso que soy una persona inútil, pues mi forma de desempeñarme en mis obligaciones diarias, no producirá mayor efecto; y si pienso que no puedo perdonar o amar a los demás, pues mi conducta
Leer mas…


Gracias Señor

  Señor, te diré sólo dos palabras. Quiero que sean sinceras y sencillas. En el silencio de la soledad te digo en primer lugar desde lo más profundo de mi corazón: ¡Gracias! Gracias, Señor, por todo lo que me has concedido porque te lo he pedido, Por todo lo que me has dado sin habértelo rogado, Por todo lo que me has otorgado sin haberlo merecido. Gracias por la salud, por el bienestar, Por las alegrías y las satisfacciones. Gracias también por la enfermedad, Por las penas y los sufrimientos. Aunque me cuesta trabajo, Señor, te agradezco esto último. ¡Tú
Leer mas…


La Roca

Un hombre dormía en su cabaña cuando de repente una luz iluminó la habitación y apareció Dios. El Señor le dijo que tenía un trabajo para él y le enseñó una gran roca frente a la cabaña Le explicó que debía empujar la piedra con todas sus fuerzas El hombre hizo lo que el Señor le pidió, día tras día. Por muchos años, desde que salía el sol hasta el ocaso, el hombre empujaba la fría piedra con todas sus fuerzas… y esta no se movía, todas las noches el hombre regresaba a su cabaña muy cansado y sintiendo que
Leer mas…


El pozo de Jacob

Era mediodía en la tierra de Palestina, el sol brillaba con todas sus fuerzas. El calor se hacía insoportable; los pies del viajero ya no querían dar un paso más; su frente estaba perlada de sudor y la lengua empezaba a pegarse al paladar. El deseo de un sorbo de agua fresca se hacía más fuerte a cada paso. ¡¡Ah, bendición…el pozo de Jacob!!! Allí se sentó Jesús para refrescarse y descansar, pero fue interrumpido por alguien que también necesitaba agua para refrescarse del calor; alguien que sabía que era difícil sacar agua del pozo porque era muy hondo. Cuantas
Leer mas…


¿Dios me prospera?

Hay ocasiones en las cuales uno se siente incomprendido como hijo de Dios, al notar que muchas de las personas a su alrededor, quienes incluso no son creyentes en Cristo Jesús, llevaban una vida mejor que la suya. No padecen necesidades similares a las que yo padezco, gozan de mejor salud, posen abundantes bienes, en fin, pareciera que no tienen problemas, y si los tienen son mínimos comparados con los míos. Que parece que tienen mas éxito que yo, así que me pregunto, ¿cómo es posible que el Señor bendiga mas a estos que a mi?, yo que soy un buen Cristiano, que ofrendo y participo en la
Leer mas…


Lo que Dios tiene para ti este año

Hoy en la mañana desperté con hambre, hambre de ver cosas nuevas en mi vida. No es esa hambre que produce la insatisfacción o la ansiedad, sino hambre de querer ver mejores cosas y mayores logros en mi vida. Tengo hambre de metas y proyectos, que para los demás son locuras, pero para mí son sueños que sé que serán realidad. Deseo ver cumplidas cada una de las promesas que me han sido dadas por mi Padre. Sentir algo nuevo en mi interior, que produzca un cambio de 180 grados y que me acerque aún más al propósito de mi
Leer mas…


Intercesión

“Por eso oramos constantemente por ustedes, para que nuestro Dios los considere dignos del llamamiento que les ha hecho, y por su poder perfeccione toda disposición al bien y toda obra que realicen por la fe”. 2 Tesalonicenses 1:11 Cuando oramos por alguien lo que hacemos es interceder; eso significa que nos involucramos mentalmente en su mundo al hacer contacto deliberadamente con Dios en nombre de esa persona. Es cierto que este es tan solo un aspecto de la oración, ¡pero es un aspecto muy importante¡ En el primer libro del profeta Samuel, se narra una historia que ilustra claramente
Leer mas…