Posts Tagged ‘Problemas’

La naranja exprimida

Me estaba preparando para dar una conferencia y decidí llevar una naranja al escenario como una proposición para mi clase… Abrí una conversación con un joven brillante que estaba sentado en la primera fila, y le dije: – Si yo exprimiera esta naranja tan fuerte como pueda, ¿qué podría salir? Él me miró como si estuviera un poco loco y dijo: – Jugo, ¡por supuesto! – ¿Crees que jugo de manzana podría salir de ella? – ¡No! (él se reía). – ¿Y jugo de toronja? – ¡Tampoco! – ¿Qué saldría de ella? – Jugo de naranja, obviamente. – ¿Por qué?,
Leer mas…



La montaña de fierro viejo de las almas

Lynell Waterman cuenta la historia del herrero que, después de una juventud llena de excesos, decidió entregar su alma a Dios. Durante muchos años trabajó con ahínco, practicó la caridad, pero, a pesar de toda sé dedicación, nada perecía andar bien en su vida, muy por el contrario: sus problemas y sus deudas se acumulaban día a día. Una hermosa tarde, un amigo que lo visitaba, y que sentía compasión por su situación difícil, le comentó: “Realmente es muy extraño que justamente después de haber decidido volverte un hombre temeroso de Dios, tu vida haya comenzado a empeorar. No deseo
Leer mas…



Un Camino a la Destrucción

Pocas veces usa la Biblia un término más fuerte que éste para describir la reacción de Dios ante un comportamiento pecaminoso. Dios aborrece la mentira. Es como decir que le revuelve el estomago; que lo enferma. Por esa razón Él no puede mantener una relación con una persona que miente. “El Señor aborrece los labios mentirosos” (Proverbios 12:22) Estoy seguro que Dios aborrece de esa forma la deshonestidad a causa de su consecuencia: porque destruye a las personas. Proverbios 15:4 dice: “La lengua que brinda consuelo es árbol de vida; la lengua insidiosa deprime el espíritu”. Constantemente vemos a personas
Leer mas…



Vivir con Injusticias

No tengan miedo les contestó José. ¿Puedo acaso tomar el lugar de Dios? Es verdad que ustedes pensaron hacerme mal, pero Dios transformó ese mal en bien para lograr lo que hoy estamos viendo: salvar la vida de mucha gente. Génesis 50:19-20 Podemos convivir con muchas dificultades y sacrificios, pero cuando percibimos que hemos sido tratados con injusticia nos sentimos traicionados en lo más profundo de nuestro ser, especialmente cuando viene de aquellos que más amamos. La agonía de esta insoportable carga la capta el salmista: “Si un enemigo me insultara, yo lo podría soportar; si un adversario me humillara,
Leer mas…



¿A dónde estabas?

“..Si en verdad eres un Dios amoroso, que siempre estás con nosotros; entonces ¿por qué no estabas cuando ocurrió todo?, ¿Donde estabas cuando cometí ese error o me equivoqué al tomar esa decisión?” Constantemente estamos echándole la culpa de nuestros errores a Dios. Si fallamos, fue porque Dios no me dio la suficiente fuerza. Si me equivoqué en la elección de algo, entonces es que Dios nunca me escucha, y por eso tuve que decidir yo. Si vivimos de esta manera, viviremos en una mentira toda la vida; porque Dios nunca será responsable de nuestros actos o decisiones, si no
Leer mas…



Es difícil mantener limpia tu vida?

“Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar” Isaías 55:7. “El mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo” 1 de Tesalonicenses 5:23. Mantener limpia nuestra vida, no es un asunto fácil y mucho menos en nuestras fuerzas. Cuantas veces hemos dicho “hoy dejo este mal hábito” y no han pasado dos minutos, cuando nuevamente estamos lamentando una derrota.
Leer mas…



Pasando por problemas o pruebas?

Hace algún tiempo, algunas señoras se reunieron en cierta ciudad para estudiar la Biblia. Mientras que leían el tercer capítulo de Malaquías, encontraron una expresión notable en el tercer versículo: “…y El se sentará como un refinador y purificador de la plata” (Mal. 3:3) Una de las señoras propuso visitar un platero y reportarles a las demás lo que él dijera sobre el tema. Ella fue por consiguiente, y sin decir el objeto de su diligencia pidió al platero que le dijera sobre el proceso de refinar la plata. Después de que él la hubiera descrito completamente a ella, le
Leer mas…



Jesús y las tormentas

Los evangelios hablan de dos tormentas en las que Jesús estuvo, una de ellas fue cuando el dormía. Los fuertes vientos soplaban y hacían que la embarcación se balanceara a tal grado que los demás tripulantes se llenaron de temor, al pesar que perderían sus vidas esa noche. Al ver a Jesús tan tranquilo durmiendo, decidieron despertarlo y hasta hablarle fuerte, indicando que perecían. Al despertar Jesús y ver lo que sucedía, ordeno el tiempo con solo abrir su boca. Los discípulos y todos los que estaban ahí, quedaron boquiabiertos, y hasta se preguntaban ¿quien es este?, que aun las
Leer mas…



Así, se adquiriere Sabiduría

En las pruebas y los problemas, el valor real que obtenemos es la sabiduría. Sabiduría para actuar correctamente, tomando en cuenta cada aspecto que hemos aprendido en medio de las situaciones adversas. Las pruebas y problemas nos dan la oportunidad de ver el poder del Dios durante los tiempos difíciles por medio de milagros que solo provienen de Él. Si entendemos que las situaciones difíciles son para demostrarnos que no podemos vivir separados de Él, podremos vivir una vida cristiana de éxito. Ahora bien, ¿cómo entender correctamente las pruebas y los problemas y actuar con sabiduría? Aquí te damos diez
Leer mas…



Realmente hay esperanza?

“Hace varios años un submarino se hundió con toda su tripulación a la altura de la costa atlántica de América del Norte. Cuando por fin la nave fue encontrada, se enviaron buzos para evaluar los daños y la posibilidad de rescatar los restos del naufragio. Cuando los buceadores se acercaron al casco de la nave, fueron sorprendidos por un golpeteo en código Morse. Era evidente que alguien estaba vivo en el interior del submarino. El mensaje era una pregunta desesperada contra las paredes de la tumba acuática: “¿Hay esperanza? ¿Hay esperanza?” Usted y yo nos hacemos la misma pregunta cuando
Leer mas…